TENGO LA PIEL ATÓPICA ¿QUÉ PUEDO HACER?

Cristina Vega
Farmacéutica - Experta en Dermofarmacia

Tengo la piel atópica ¿Qué puedo hacer?

Cada vez nos encontramos más casos de pacientes que acuden a la farmacia tras visitar al médico y ser diagnosticados de dermatitis atópica con un montón de preguntas.

¿Qué le pasa a mi piel?  ¿mejorará? ¿qué cuidados necesita? ¿usar cortisona es peligroso?

Voy a tratar de explicaros qué es la dermatitis atópica, qué factores la desencadenan y qué cuidados necesita la piel de un paciente con este problema.

 

¿QUÉ ES LA DERMATITIS ATÓPICA?

Es una enfermedad inflamatoria de la piel, generalmente crónica, que cursa con brotes intermitentes, es decir que a veces tienen lesiones y a veces no.

Suele aparecer en los primeros años de vida, en niños con predisposición genética o con antecedentes personales de asma, rinitis o alergia alimentaria.

 

 

Los síntomas más característicos son los eccemas, la rojez, la sequedad y sobre todo un picor intenso.

 

Las lesiones aparecen en distinto lugar según la edad:

  • Bebes: en mejillas, cuello, cara externa de los brazos.
  • Niños: cara anterior de los codos, zona posterior de las rodillas, dorso de manos y pies.
  • Adolescentes y adultos: cara, cuello, párpados.

 

Debido al picor, muchos pacientes presentan heridas por el rascado. Hay que tener mucho cuidado de que no se sobreinfecten.

Lo normal es que un 50% mejore a los 3 años y hasta un 80% en la adolescencia.

 

 

 

¿QUÉ FACTORES LA DESENCADENAN?

La causa de la dermatitis atópica es desconocida, pero se sabe que influyen factores genéticos: el riesgo de desarrollar la enfermedad es del 50% si la tiene uno de los padres y aumenta hasta el 80% si la padecen los dos, y factores medioambientales que pueden afectar al sistema inmunitario.

Entre los factores que pueden empeorarla:

  • Cambios bruscos de temperatura.
  • Higienes excesivas.
  • Situaciones de estrés.
  • Sustancias que causen alergia que se encuentren en comidas, plantas o animales y que se relacionen con la aparición del brote.
  • Calefacciones de aire caliente.
  • Fibras sintéticas como el nylon o el poliéster, la lana virgen, los plásticos y las gomas.

Por tanto, si queremos que las lesiones no aparezcan o sean lo más leves posibles es fundamental mantener la piel en las mejores condiciones posibles, así como evitar todos estos factores desencadenantes.

 

¿QUÉ CUIDADOS NECESITA?

La piel está formada por distintas capas de células unidas unas a otras como si fueran una pared de ladrillos, actuando como una barrera que nos protege del exterior. En los pacientes con dermatitis atópica, las uniones entre células están alteradas, así como la consistencia de las propias células dando lugar a una pared con huecos que ya no es capaz de actuar como una barrera: se escapa el agua del interior provocando sequedad y pueden entrar partículas del exterior generando inflamación.

Por todo esto va a necesitar unos cuidados específicos que garanticen el buen funcionamiento de la piel evitando así los temidos brotes.

 

Higiene:

  • Mejor baño que ducha: baños cortos de cinco a 10 minutos, con agua templada. El baño calma el picor y permite limpiar las exudaciones y las posibles costras, mejorando así la penetración de las cremas que pongamos posteriormente.
  • Limpiadores sin jabón, sobregrasos, con un pH ácido.
  • Secado sin frotar para evitar la irritación.

 

 

Hidratación:

  • Cremas emolientes que restauren la unión entre las células y mejore la calidad de nuestra “pared”.
  • Después del baño con la piel húmeda.
  • Sin perfumes

 

 

 

 

Ropa:

  • Usar ropa de algodón o lino
  • Evitar lana, tejidos sintéticos y etiquetas

 

 

 

Hogar:

  • Temperatura y humedad constantes
  • Ventilar las habitaciones
  • Eliminar el polvo con paño húmedo o aspirador

 

 

 

 

Actividades:

  • Si hacen actividades al aire libre usar fotoprotección.
  • Sí nadan en piscinas usar cremas barrera que eviten la exposición al cloro.

 

 

 

¿QUÉ HACEMOS SI YA TENEMOS UN BROTE?

Dependiendo de la gravedad del brote a veces no son suficiente los cuidados con jabones e hidratantes específicos y hay que visitar al médico.

Probablemente nos recete cremas de cortisona, antihistamínicos para calmar el picor e incluso antibióticos si hay sobreinfección.

En este caso hay que seguir las indicaciones del médico a rajatabla y no tener miedo al uso de los medicamentos, en especial a los que llevan cortisona.

La cortisona bajará la inflamación y si no la ponemos el tiempo que nos dice el médico esa inflamación puede permanecer sin resolverse provocando otro brote en un corto periodo de tiempo.

Una vez que el brote ha pasado seguimos con nuestras cremas.

 

MI CONSEJO

Tenemos que elegir productos adecuados tanto para la higiene como la hidratación de las pieles atópicas.

Debemos ser constantes en la aplicación de los mismos.

Además, trataremos de evitar los factores que puedan desencadenar los brotes.

Si el medico nos recomienda tratamientos farmacológicos debemos completar los días que nos marque.

Aquí os dejo una selección de productos podemos usar.

 

DEXYANE DUCRAY

JABÓN 

BÁLSAMO

 

DEXYANE MED

 

LETI AT4

JABÓN

LECHE

CREMA

 

 

LIPIKAR

LIPIKAR JABÓN

LECHE

LIPIKAR AP+

 

ADERMA

ADERMA CREMA BARRERA

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *